Arde Los Ángeles (III)

Parece que la situación mejora, y no sólo por lo que se ve en la prensa. El aire está más limpio, el cielo menos gris y se nota que la humedad ha subido. El observatorio del Monte Wilson está a salvo, al menos de momento, y aunque el fuego se sigue comiendo chalés, de esos perdidos monte arriba, no hay ninguna población grande seriamente amenazada. El objetivo ahora es empujar el fuego hasta zonas completamente deshabitadas.

Sin embargo, no hay que pasarse de optimismo. El fuego está atacando zonas llenas de cañones, que se ve que son un peligro para los bomberos. Y ni hablar de salir a la calle a hacer deporte, que la calidad del aire no ha mejorado aún lo suficiente.

De vez en cuando se ve a un coche de bomberos por la ciudad, me imagino que yendo a atender un incendio de los de toda la vida, en una casa, que por mucho que la gente esté más concienciada, alguno se tiene que seguir dando. La cara de gilipollas que se le tiene que quedar uno si, con la que hay montada, tienen que venir los bomberos a apagar el fuego que has provocado al dejarte encendida la plancha…

Tags:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: