Ingobernable (III) – Socialistas en el armario

La polémica en torno al discurso de Obama a los estudiantes al inicio del curso académico pone al descubierto algunas ideas clave para entender el contexto político de crispación que a día de hoy existe en los Estados Unidos.

Una de las principales objeciones al discurso es que los niños iban a ser expuestos a las ideas que Obama tiene sobre cómo debería ser América, y eso era para muchos padres algo intolerable.

Obviemos por un momento el hecho de que esas ideas ya aparecieron durante la campaña, y que a día de hoy aparecen constantemente en los medios de comunicación. Supongamos que, efectivamente, el problema es que Obama va a presentar una idea terrible (y no el hecho de puede que sea la primera vez que muchos niños ven a Obama hablando sin que un comentarista de FoxNews se dedique a mentir después). Uno entendería las críticas si se intentara mostrar a los niños un vídeo pornográfico, una escena violenta, o simplemente revelar un secreto (“el Ratóncito Pérez ni es un ratón ni se llama Pérez”), algo ante lo que, una vez expuesto, no se pueda volver atrás.

El vídeo de Obama, en cambio, iba a todas luces contar con un señor, (bien) vestido, que sin pegarse con nadie hablaría durante unos breves minutos de, en el peor de los casos, propaganda socialista. Se deduce que para los sectores más conversadores, un cuarto de hora de propaganda socialista es algo de lo que no se puede volver, pienses lo que pienses antes. Aunque tus padres te hayan educado en la más estrica fe capitalista, quince minutos oyendo hablar del socialismo, y lo siguiente qué haces es comprarte la camiseta del Che Guevara. Ya quisiera la heroína ser así de adictiva.

Argumentos similares se usaron durante el debate acerca de las bodas entre homosexuales, expresados más o menos así: el modo de vida gay (nombre que se le da para reforzar la idea de que es una elección) es tan atractivo que, si se muestra como algo aceptable, todo el mundo se haría gay, y sería el fin de la especie. El que esto lo diga gente que acaba arrestada por solicitar sexo homosexual en los baños de un aeropuerto le lleva uno a pensar que lo que de verdad piensan las voces más críticas con las bodas homosexuales es “necesito que la sociedad me controle, porque si me da vía libre me voy a convertir en una máquina de practicar felaciones”.

La única conclusión lógica que se me ocurre de todo esto es que el Partido Republicano está lleno de socialistas, que lo llevan en secreto, y que necesitan que se les evite la tentación, para poder seguir manteniendo sus vidas capitalistas.

Eso, o que tienen los papeles perdidos.

Tags: , , , ,

One Response to “Ingobernable (III) – Socialistas en el armario”

  1. Ingobernable « El Teléfono Verde Says:

    […] ACTUALIZACIÓN: Ingobernable (III) […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: