Aros cuánticos

Se habla en Fogonazos del equipo de baloncesto de Caltech, que entre 1985 y 2009 no ganaron ni un solo partido, lo que supone unas 250 derrotas consecutivas. Y aún así ahí estaban, hasta que por fin ganaron.

Qué putada ser el equipo que pierde contra ellos…

La historia aparece en Quantum Hoops, un documental narrado por David Duchovny, y explica cómo la mayoría de los miembros del equipo nunca habían jugado al baloncesto, y que para ellos el deporte era simplemente una manera de liberar tensiones, distraerse y pasarlo bien. No dan para nara el tipo de equipo de baloncesto universitario americano (compárese con, por ejemplo, UCLA, cuya estrella pasó recientemente a la NBA sin esperar a graduarse), pero, en cierto modo, sí representan el espíritu del deporte olímpico de los griegos: atletas no profesionales, que entrenan como pueden con el tiempo que les deja libre su vida normal, y que siguen luchando aunque les caigan palos de todas partes.

La misma semana que el equipo logró su primera victoria en 24 años, el equipo de baloncesto femenino logró la primera victoria de su historia. Ambos hechos ocurrieron ante poquísimos expectadores (todos ellos dueños ahora de una camiseta conmemorativa, que dice “yo estaba allí, ¿dónde estabas tú?”). A la semana siguiente, ambos jugaban en casa contra rivales relativamente asequibles, así que se movilizó al campus para asistir y apoyarles, y allá que fuimos. Los chicos perdieron, pero las chicas ganaron, y pudieron celebrarlo con todo el pabellón animándolas.

La historia adquiere una nueva dimensión cuando se sabe el problema que Caltech tiene con el suicidio entre estudiantes, con algo menos de uno al año de media. El año pasado fue especialmente malo, con tres estudiantes (dos undergraduates, uno de doctorado) que se suicidaron, lo que en un campus con tres mil estudiantes supone unos números que ríete de los de France Telecom. El por qué es complicado, nadie sabe qué hacer, y el tema da para discutir largo y tendido, pero lo que sí está claro es que el principal logro del entrenador, Roy Dow, no es haber creado un equipo capaz de ganar de vez en cuando, sino darles una pasión fuera de la vida académica.

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: