Por qué inventir en investigación (IV) – Lo nada práctico

Después hay descubrimientos científicos que no producen nada práctico durante mucho tiempo, y otros que tienen toda la pinta de que no lo van a producir nunca. Los cinco primeros minutos de vida del universo pueden ser apasionantes para mucha gente, pero tenerlos bajo control no va a ayudar a conseguir aviones que consuman menos.

Cabe señalar que durante casi 400 años la ley gravitación universal de Newton tenía el uso principal de explicar cómo se pueden los cuerpos celestes, lo cual puede ser considerado relativamente inútil, pero sin ella hoy por hoy no tendríamos satélites, así que nunca se sabe. Y seguro que como este ejemplo pueden buscarse otros muchos, por ejemplo en el caso de muchos teoremas matemáticos cuya relación con la física no se descubre hasta pasados un par de siglos.

Pero llega un punto en que la utilidad práctica, la capacidad de producir algo tangible o de generar beneficio, da igual. La ley de la gravitación universal es un hito en la historia de la humanidad no por sus posibles aplicaciones, sino porque es una teoría desarrollada por un señor nacido en el siglo XVII, y que permite no sólo explicar sino predecir el movimiento de los planetas (el hecho de que para lograrlo tuviera que sacarse de la manga el cálculo diferencial sólo añade gloria a la ya de por sí inhumana gesta). Esa es, en última instancia, la única justificación que necesita el trabajo de Netwon: es interesante porque explica cosas que no sabíamos, porque nos hace aprender, porque nos sigue acercando al ideal de comprender cómo funciona el universo.

Para mí, eso ya es más que suficiente.

Una de las mejores explicaciones de por qué tenemos que seguir explorando la da Sam Seaborn, el personaje de Rob Lowe en esa serie cojonuda que es El Ala Oeste de la Casa Blanca. Es una defensa del programa espacial, pero sirve para la ciencia en general: tenemos que seguir investigando porque sí, porque es nuestro destino, porque el siguiente problema a resolver no es más que eso, el siguiente dentro de la serie de actos que nos sacaron de las cuevas y nos hicieron cruzar océanos y llegar a la Luna. Porque es una de las cosas que nos hace hombres.

Comprendo que hay gente que pueda no estar de acuerdo con mi visión del tema. Me imagino que cuando se está dentro del mundillo es más fácil ser un poco extremista. De eso mismo acusa Neil deGrasse Tyson (que, si alguien no lo conoce, tiene varios vídeos en Youtube y es un divulgador como la copa de un pino) a Richard Dawkins en este vídeo de youtube, criticando la extrema acidez con la que a veces expone sus ideas. Dawkins acepta la crítica, y a continuación bromea diciendo que siempre hay gente peor, y pone como ejemplo un editor de New Scientist Magazine, cuyo ideal era tal que así: la ciencia es interesante, si no estás de acuerdo, que te jodan.

Tags: , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: