Lo que no comprendo

Comprendo (y comparto) que Polanski es un director como la copa de un pino, uno de los grandes.

Comprendo que uno sea un poco corporativista, y que intente barrer para casa.

Comprendo que si le tienes cariño o admiración a alguien, es más complicado ser objetivo.

Comprendo que todo lo que rodea el proceso original suena bastante irregular, que según parece se rompió el acuerdo con elf iscal, y que Polanski tenía motivos para esperar que el juicio fuera una caza de brujas.

Comprendo que la víctima ha dicho que no cree que haya que procesarlo (aunque la justicia tenga que ignorar la opinión de las víctimas si no quiere convertirse en un circo).

Comprendo que su mujer había sido asesinada salvajemente, embarazada de ocho meses (hacía ya ocho años de aquello, pero hay cosas de las que no se recupera uno).

Comprendo que todo pasó hace 30 años, que la gente cambia, que hay que tener fe en la reinserción, que se puede argumentar que la pena ya está pagada con el exilio (en Francia, a todo tren, pero exilio al fin y al cabo).

Comprendo incluso que haya mucha gente a la que, a nivel personal, Polanski les caiga de puta madre.

Y comprendería que, en caso de tener que ir a juicio, se usaran todos esos argumentos. Y si la justicia decide que el crimen está ya pagado, o hacer honor al acuerdo original (en el que no había cárcel), o cualquier otra cosa, lo comprendería también.

Ahora bien, lo que sí que no comprendo son las declaraciones que están llegando desde el mundo del cine, con cosas como Almodóvar diciendo que “es inadmisible que el homenaje de un festival de cine se materialice en dos esposas, una para cada muñeca del homenajeado, por muy surrealista que uno sea“. No me jodas, hombre. A un prófugo de la justicia, que se declaró culpable de “cometer actos sexuales ilegales” con una chiquilla de trece años, a la que muy probablemente drogó y violó, quiero que le caigan las esposas en un festival de cine, cuando baja a comprar el pan, o en su casa mientras se ducha. Igualmente incomprensible me parecen comentarios como “¿Por qué un artista? ¿Y por qué ahora? Hay montones de mafiosos en el país a los que no se molesta para nada” (Ursula Meir), o “¿Habrían aplicado la ley con tanto rigor a un financiero o un ministro?” (Lioner Baier). Lo que se debería pedir es que a esos también se les aplicara la ley, no que a la gente que me gusta (por ser artistas o por cualquier otro motivo) no se le aplique.

Se pueden dar bastantes argumentos (algunos, incluso, bastante razonables) a favor de Polanski, pero esos desde luego no.

Tags: , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: