Lenguaje y realidad

Pongamos que a uno le enseñan una serie de dibujos, como un tebeo: un niño jugando con un oso de peluche, el niño lo guarda debajo de su cama, el niño se va, llega otro niño, el niño saca el peluche de debajo de la cama y lo mete en una caja, el niño se va. La pregunta es, ¿si vuelve el primer niño, dónde buscará el oso?

La respuesta es evidente, salvo para niños de cuatro años o menos, que normalmente dicen que en la caja, porque aún no tienen muy claro lo de que puedan existir varios puntos de vista. Si el niño ha visto que el peluche está ahora en la caja, no es capaz de entender que otra gente no tenga la misma información.

Según Jeannie Pyers, el motivo no es exactamente la edad del niño, sino que tiene que ver con el lenguaje. La capacidad de comprender que el resto de la gente tiene un punto de vista diferente al propio, igual que otros conceptos abstractos (causalidad, futuro, matemáticas) depende de la capacidad de expresar dichas ideas. Alguien sin capacidad para expresarse, no importa la edad, tendría los mismos problemas que el niño de cuatro años, aunque se haya criado en una sociedad avanzada (porque siempre se puede argumentar que, en el caso de tribus perdidas del Amazonas, el problema es el nivel de desarrollo de la tribu, y no del idioma).

El problema es encontrar un grupo con el que comprobar la teoría. La solución, los sordomudos de Nicaragua.

Al parecer, hasta los años 70, los sordomudos de Nicaragua vivían básicamente aislados unos de otros, y por tanto cada uno usaba signos propios, muy simples, para comunicarse con sus familiares y poco más. Esto, que no deja de ser una putada para los sordomudos en cuestión, es un regalo para los psicólogos y lingüistas, especialmente cuando en 1977 se abre un centro especial, para atender a 50 niños sordomudos. Al principio se les intentó enseñar a leer los labios y deletrear en español, sin éxito. Sin embargo los niños empezaron a crear por su cuenta un idioma propio, mezclando los símbolos que cada uno usaba con sus familias. Este proto lenguaje siguió evolucionando, ganando complejidad y estructura según los niños seguían usándolo.

Así, la primera generación, los que crearon el idioma, fallaban en el test del oso de peluche, incluso siendo adultos. Eran personas perfectamente funcionales, con vidas relativamente normales, pero no entendían el concepto de “ponerse en la piel” del otro. La segunda generación, sin embargo, una vez pasaban de la edad crítica, acertaban en decir que el niño miraría debajo de la cama. Para entonces, el lenguaje se había formalizado, e incorporaba conceptos más avanzados, incluyendo la idea de diferentes punto de vista en cada persona.

Lo dicho, una perita en dulce para lingüistas.

No es la primera vez que el hombre considera el poder del lenguaje para influenciar en la realidad, o en nuestra forma de verla. En la Biblia se habla de El Verbo, y los textos sagrados judíos e islámicos se siguen leyendo en el idioma en que Dios los entregó, que será por tanto el más perfecto posible. La Kabbalah incluso enseña que cada letra o palabra en hebreo tiene un sentido secreto, un mensaje divino al que se puede acceder, por ejemplo transformando las letras en números (algo de eso se menciona en la película Pi). Esto enlaza también con los cuentos de Borges sobre el lenguaje de los dioses, las ideas de Alan Moore sobre la relación entre lenguaje y magia, y la obra de otros escritores como Warren Ellis o Neil Stephenson.

Aunque la idea no sea nueva, resulta curioso ver cómo afecta a la respuesta a un problema tan aparentemente evidente como el del niño y el oso de peluche.

(Visto en USA Today)

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: