A serious man

Es digno de admiración que, con un estilo propio muy marcado, los Coen hayan sido capaces de hacer películas tan diferentes como El Gran Lebowski, Fargo o No es país para viejos. Con A serious man siguen con su racha de dos comedias por cada película de genero negro.

Larry Gopnik es una especie de santo Job que tiene problemas matrimoniales (su mujer quiere el divorcio), laborales (la universidad en la que da clases de física no parece que vaya a darle plaza fija), familiares (unos hijos que le ignoran, un hermano medio loco que vive en su casa), con el vecino (un pirado paramilitar), en su sinagoga (donde sólo recibe consejos absurdos, sin relación con sus problemas), de dinero… Un poema. La película sería una tragedia de no ser por esa capacidad de los Coen de sacar humor de debajo de las piedras a base de su finura con el diálogo, su capacidad de crear personajes y situaciones surrealistas, y esa dirección tan característica, llena de planos alargados hasta lo incómodo y un detallismo que muchas veces se recrea en lo grotesco. Todo ello mientras hablan de temas tan serios como la fe, el divorcio, la honradez profesional, la tenacidad frente a la adversidad o la dificultad de encajar en la sociedad cuando eres, desde cualquier perspectiva, un bicho raro.

Las dos o tres escenas con el estudiante coreano no tienen precio.

Todo ello a ritmo de Somebody to love, de Jefferson Airplane, que sirve tanto de banda sonora como de (hilarante) elemento de la trama.

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: