Globos de oro

Entre lo que uno ha visto y lo que uno ha oído, poco que objetar respecto a la mayoría de los premios de los últimos Globos de Oro. Los dos grandes, mejor drama y mejor comedia y musical, son las únicas pegas. Las películas ganadoras, Avatar y The hangover, son una película de acción fantasticosa y una comedia burra, ambas muy bien hechas y muy efectivas como tales, pero que no estaban a la altura de una competencia que cuenta con The Hurt Locker, Up in the air, (500) Days of Summer o los Basterdos de Tarantino.

O de Up, condenada a cenar en la mesa de los niños (terrible invento el de los premios a mejor película de animación), cuando es una de los mejores películas (a secas) del año.

Habrá que esperar hasta los Oscars (que son los premios de verdad), pero si hasta los Globos de Oro (que han dado siempre la imagen de primo poco glamouroso pero intelectual) han premiado a lo que han premiado, parece que estamos en un año de palmadita en la espalda.

Aunque a veces se pueda colar alguna rareza en las nominaciones (Secretos y mentiras), el Oscar a la mejor película va casi con toda seguridad a una cinta con una buena producción, sólida, vendible. Con suerte, será una gran película (Crash, Sin Perdón, American Beauty), de esas que aunque no fuera tu favorita no te parece mal que se lleve el gato al agua. O puede que haya menos suerte, y la película no sea para tanto, a veces porque el resto de las nominadas tampoco era para tirar cohetes (Una mente maravillosa).

Y luego están los años en los que la industria se da una palmadita en la espalda por haber creado una superproducción que arrase en la taquilla siendo además lo bastante solvente desde el punto de vista artístico (no valdría, por tanto, Transformers 2, no importa lo que recaude) para llevarse la estatuilla sin que se le caiga a uno la cara de vergüenza. O al menos no mucho. Así fueron los años de Gladiator o El Retorno del Rey (ganadoras frente a Traffic por un lado y Lost in translation y Mystic River por el otro) así como de la orgía de premios de Titanic, de un exceso comparable sólo a su triunfo en la taquilla.

Esta última la dirigió James Cameron, que también está detras de Avatar y de su prodigiosa recaudación, en una época además de supuesta crisis de lo audiovisual. Veremos si repite la jugada este año. Por ahora lo está consiguiendo.

Tags: , ,

One Response to “Globos de oro”

  1. Mel O´Cotton Says:

    La fuerza de atracción de Cameron y su Avatar es grande y el otro día me dió un repronto al pasar al lado de un cine donde la ponían y casi me la veo, pero debo confesar que me repelen estéticamente los personajes por alguna razón que no acabo de comprender y me venció este hecho, así que decidí esperar a la próxima película en 3D.

    Up es una grandísima película para ancianos (viudos/as) con sentido del humor! y no sólo para niños.. (para todo el público que espera ser anciano algún día).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: