Archive for February, 2010

Google en la Super Bowl

February 10, 2010

Este fin de semana hemos tenido la Super Bowl, una celebración del fútbol americano, o de comer aperitivos sin parar, según cada uno. Han ganado los Saints de New Orleans, que era a priori el equipo con menos probabilidades. Mucha gente se ha alegrado, más que nada por la ciudad, que desde el Katrina no levanta cabeza. No es que esto les vaya a arreglar el paro, pero siempre es una alegría.

Hay otro elemento que se ha convertido ya en central en la Super Bowl: los anuncios. Dada la audencia, salen por un pico (algo así como los que van justo destrás de las campanadas en Nochevieja), y siempre suele caer alguno bueno (acompañado de una buena ración de anuncios completamente inofensivos y aburridos, pero estas cosas son así). En la era Youtube no hace falta tragarse el fútbol para verlos, basta con buscar una lista en alguna página web. Hay de todo, desde un anuncio de Coca Cola con los Simpsons, a la última de Scorsese, que parece que por fin se estrena, tras un año o así anunciándola.

El de Bridgestone, con esa fantástica frase final (“Esto sí que ha sido una despedida de soltero”), es cojonudo:

Pero si hay un anuncio que ha destacado, es el de Google, que demuestra que si no han resuelto el problema de la fusión nuclear es porque no se han puesto, porque desde luego cualquier cosa que intentan es un éxito. Y encima esa elegancia, esa simplicidad, ese tener el producto en el centro del anuncio todo el rato, sin necesidad de complicar las cosas.

Descubro que no les basta con un anuncio capaz de destrozar a los otros 67, sino que han hecho más, y un canal de Youtube que los recoge, bajo el título de searchstories. No son todos tan buenos, pero no hay ninguno malo. Y alguno es, de nuevo, simplemente excelente:

Precious

February 3, 2010

Precious, cuyo nombre completo es Precious: Based on the novel “Push” by Sapphire (que como título es un espanto, pero vaya hueso que debe ser el agente de Sapphire a la hora de negociar), es una de las dos supuestas joyas independientes del año (la otra The Hurt Locker).

Precious es lo que viene siendo un drama de los de tirarse por un puente. Cuenta la historia de una chica de 16 años (la Precious del título, interpretada por Gabourey Sidibe, que sin experiencia previa hace un muy buen papel) en Harlem, 1987. Obesa, analfabeta, con un hijo con síndrome de Down y embarazada del siguiente, ambos fruto de violaciones por parte de su padre, y viviendo con una madre que la somete a torturas constantes y que no tiene oficio ni beneficio (viven del poco dinero que sacan de los servicios sociales), no hay aspecto de su vida que no sea un desastre absoluto. La película cuenta como entra en un programa de educación alternativo, y como poco a poco su vida mejora. Se nos muestra mucho sobre su vida internat, sus fantasías (con varias escenas tipo Amélie, con fotos hablando y similares).

Dirigida por Lee Daniels (produtor de Monter’s Ball), producida entre otros por Oprah Winfrey y Tyler Perry (dos de las principales figuras negras del mundo del espectáculo), con Mariah Carey y Lenny Kravitz en pequeños papelitos (los dos bastante solventes), y una aclamadísima interpretación de Mo’Nique como la madre de Precious, la película se ha convertido en uno de los pelotazos de la temporada, lleva ganados varios premios, y puede que le caiga algún Oscar.

Y yo, sin embargo, tampoco la vi para tanto. Me gustó, y me parece una buena película, pero sin que haya que tirar cohetes.

Por un lado hay que agradecer que esté hecha (dentro de lo que el tema permite) con elegancia y buen gusto, lo que evita que se convierta en un telefilm de sobremesa, de tragedia familiar truculenta (esos que ponían las privadas para competir con los documentales de La 2, antes de que el Tomate cambiara el tono de la sobremesa para siempre). Los actores están bien, y tiene un par de ideas de puesta en escena (por ejemplo, los créditos iniciales) y algunas escenas muy conseguidas. Pero tampoco tiene mucho más que la distinga de un telefilm de sobremesa.

En mi opinión el cine social (donde se engloba la película, o al menos eso nos han vendido) debería servir no sólo para alertar sobre un problema (para lo que basta y sobra con la patada a los hígados, el efectismo menos sutil), sino también proporcionar un análisis, unas ideas, algo, que expliquen el problema, a los personajes,  un rascar más allá de la superficie, y Precious apenas araña un poco, raras veces, y sin mucha convicción. Los personajes son demasiado unidimensionales (la madre de Precious no tiene ni un atisbo de bondad, mientras que prácticamente todos los demás personajes son buenos buenísimos), no hay subtexto, no hay ambición por contextualizar, no hay conclusiones que sacar, y todo queda demasiado esquemático, el drama por el drama. Muy bien hecho, sí, con buen gusto, evitando la pornografía emocional, pero poco más.

Siento tener que repetirme, pero si alguien tiene interés en comprender mejor el problema de la población negra que vive en guetos empobrecidos en las grandes ciudades americanas, de cómo los jóvenes prefieren vender drogas a estudiar, de la marginación, de la falta de esperanza, e incluso de los abusos a menores, haría un mucho mejor uso de su tiempo viendo The Wire.

Transporte galáctico

February 2, 2010

Por Samuel Arbesman, vía Warren Ellis.

Documentales

February 1, 2010

I.- Banksy

El arma secreta de este año en la Berlinale es Exit Through The Gift Shop, el documental que el propio Banksy ha realizado sobre sí mismo y el arte callejero en general. O algo parecido, porque lo que he leído sobre la película, estrenada recientemente en Sundance, es cuanto menos confuso.

Según parece (leído por ejemplo aquí y aquí, yo no he tenido aún el gusto de ver la película), el documental empieza con la historia de Terry Guetta, dueño de una tienda en Melsore, y con la costumbre de grabar su vida, continuamente. Su primo es un artista callejero, conocido como Space Invader, y Guetta comienza a grabarle trabajando, así como a otros miembros de la comunidad. Finalmente acaba llegando hasta Banksy, al que se ve trabajando en su taller (del que no se muestra la cara, y con la voz distorsionada), e incluso colabora con él en Los Ángeles, por ejemplo para instalar un muñeco con pinta de prisionero de Guantánamo en Disneyland.

Aquí es cuando la película empieza a volverse rara del todo. Banksy le pide a Guetta que le envíe el montaje de la película, que resultan ser dos horas montadas de forma estrambótica, con música rara y animaciones sin venir a cuento. Para entonces Guetta ha decidido convertirse en un artista callejero, Mr. Brainwash, llegando al punto de hipotecar su casa y su negocio para pagarse una exposición, que resulta ser un éxito, pero sus compañeros de la comunidad de arte callejero consideran que se ha vendido. Creo entender que la parte final del documental está rodada por Banksy y compañía, pero no queda claro.

Todo esto puede ser un montaje (o fake, que se dice ahora) como una catedral, pero desde luego suena fascinante. Y aunque Banksy no aparezca todo el rato, verle trabajar tiene desde luego su punto. Espero que acabe llegando a los cines de toda la vida, pero con los documentales es siempre complicado.

Como nota final: un supuesto Banksy apareció mientras tenía lugar el festival de Sundance, sugiriendo que quizás estaba viendo la película, uno más entre los demás espectadores.

II.- Gogol Bordello

Descubrí a Gogol Bordello gracias a allmusic. Se describen como punk gitano, y su último disco, Super Taranta!, es un torbellino. tiene también en la calle un documental, Non Stop, con entrevistas, vídeos de actuaciones, y la colaboración de algunos amigos y padrinos espirituales, como Manu Chao.

Su líder, Eugene Hütz, es un personaje fascinante, que actuó en la adaptación al cine de Everything is Illuminated (fantástica novela de Jonathan Safran Foer), y fue el protagonista de la primera película de Madonna, Filth and Wisdom. El documental ya prometería si sólo consistiera en oírle filosofar sobre la vida y el ser gitano durante hora y media, con ese tremendo acento que tiene. Si además contiene actuaciones con la intensidad de este Indestructible / Baro Foro en Coachella (el sonido falla a veces, pero el final es tan apoteósico que merece la pena), aún mejor:

III.- J. D. Salinger

Shane Salermo, joven guionista prodigio que ha hecho una fortuna escribiendo películas de acción, ha anunciado que ha acabado documental, en el que lleva años trabajando, sobre la vida de Salinger, que incluye entrevistas con 150 amigos y admiradores del escritor. Es de suponer que no tardará en surgir mucho material sobre Salinger, dada su popularidad y lo misterioso de su reclusión, pero el documental de Salermo es por ahora de lo más prometedor.

De todo lo que se ha dicho últimamente sobre el autor, a mí lo que más me ha asombrado es enterarme de que esta fotografía (cogida de El País; no he encontrado información sobre el autor) fue tomada por un fotógrafo al escape, mientras Salinger le agredía:

Por algún motivo siempre pensé que era una foto posada, quizás una muestar de humor por parte de un hombre conocido por su carácter de eremita. Resulta sorprendente que una foto tomada de forma tan precaria pueda no sólo ser excelente, sino además capturar tan bien la esencia del personaje. Quizás el resultado de un golpe de suerte retrate a Salinger mejor que los sesudos libros y documentales que están en camino.