Earth – Wolves in the throne room – Lori Goldston

De concierto anoche. La entrada diez dólares, más dos de las misteriosas fees. Considerando que comprando con Ticket Master no suelen caer menos de ocho (y a veces hasta veinte), estábamos de lo más contentos.

De primeras, Lori Goldston, figura del underground, amiga de Kurt Cobain, etc. Para hacerse una idea: coger un chelo. Meterle distorsión. Meterle más distorsión. Cuando empiece a dar reparo, doblar la distorsión. Y después tocar el susodicho chelo, improvisando, sin melodías claras, durante veinte minutos. Al principio asombra. Luego te preguntas si es una genialidad o si te están tomando el pelo. Al final acabas cogiéndole el punto, pero si llega a tocar mucho más acabas tirándote por un puente.

La mujer lleva toda la vida tocando en diversos estilos, así que es difícil encontrar un ejemplo de lo que fue su actuación. Esto es quizás lo más parecido (pero tripliquen mentalmente la distorsión):

Luego Wolves in the throne room, quienes al parecer viven en una comuna autosostenible en Oregón, y a los que no les gusta salir de gira por el gasto de combustible que supone. Quizás para compensar redujeron las luces al mínimo: un par de focos azules y velas, que se reflejaban en uno de los platos de la batería, convertido en un disco dorado con una sola cara, que brillaba de forma distinta cada vez que lo tocaban. Muy bonito, la verdad, y muy buen concierto.

Por último Earth, a los que se unió Lori Goldston (esta vez sin tanta distorsión). Los que fueron padres de esa cosa que llaman drone (ritmo cero, velocidad cero, melodía menos uno, distorsión la que haga falta) han cambiado un poco de estilo en sus últimos discos, que son todavía muy lentos, paladeando cada nota, pero con más instrumentos y melodías muy simples y muy bonitas, que a veces suenan con una limpieza delicadísima, y otras en mitad de una nube de distorsión. En particular el último, The bee made honey in the lion’s skull, es un monumento:

En directo, las canciones se ralentizan aún más (cinco en hora y cuarto). Un lento goteo de notas, cada una seguida de una eternidad de feedback, la batería apareciendo aquí y allá para apenas acentuar. Una maravilla.

Tags: , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: