El secreto de sus ojos

Por fin pude ver la flamante ganadora del Oscar a mejor película extranjera, premio que la ha hecho resucitar en los cines de por aquí. A estas alturas ya la habrá visto todo Dios, pero no está de más repetirlo: qué actuaciones, qué diálogos, qué poderío…

Sobrenatural lo de Guillermo Francella.

Me parece que Campanella le pierde un poco el pulso a la película una vez sale de la cárcel el personaje de Javier Godino, y la última parte se hace más larga de la cuenta. También, el final se ve venir (ese hombre no se ha comprado una finca para criar ovejas…), así que no entiendo la escena con Darín conduciendo de vuelta y los mil flashbacks explicándolo todo por lo menudito. Me resultó obvia, un pegote innecesario en medio de tanta elegancia, aunque uno lo perdona sin problemas ante esa petición demoledora que tiene lugar cinco minutos después.

Como parida anecdótica, cuando entro en el cine me encuentro de frente con una nube de gente, de género fundamentalmente femenino, haciendo fotos y en un estado general de exaltación. El motivo: Benjamin Bratt ha ido a participar en una ronda de preguntas después de uno de los pases de su nueva película, The Mission. La cosa desde lejos tenía más o menos esta pinta:

No sé cómo será en su vida privada, pero al hombre se le veía encantador con todo el mundo, haciéndose las fotos que hiciera falta y sonriendo a diestro y siniestro.

Tags: ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: