Harry Brown

Harry Brown es una película inglesa que abre con estas dos escenas, dejando claro desde el principio que no es una comedia:

Michael Caine es Harry Brown, un jubilado que vive en un barrio de Londres con un serio problema de delinquencia juvenil: algo así como los canis patrios, pero con pistola y hablando en inglés del que no se entiende. La situación ha ido escalando poco a poco, hasta llegar a un punto insoportable.

El hombre lo lleva como puede, hasta que su mejor (más bien único) amigo aparece muerto a puñaladas. Viudo, sin familia y ahora sin amigos, atacado en la calle por un yonqui, se puede decir que la chiquillería le ha tocado los cojones más allá de lo razonable.

La cosa es que el señor Brown fue marine en sus años mozos, y ya sabemos lo que pasa cuando en una película se le tocan los cojones a un ex-marine.

Con semejante argumento, la película bien podría ser una oda al a violencia justiciera, como aquellas en las que Charles Bronson no dejaba de matar gente durante dos horas. La gran diferencia es que aquí el protagonista no se transforma a las primeras de cambio en una maquina de pegar tiros, en parte gracias a que Caine es capaz de lograr que el personaje se mantenga en la fina línea entre un pobre hombre cansado y asustado y un ex-marine cabreado, mostrando con delicadeza tanto su ternura como sus miserias.

Los demás actores están también muy bien, con Emily Mortimer haciendo de policía y Sean Harris en un papel de drogadicto con una caracterización cojonuda, que me recordó (aunque los personajes no tengan mucho que ver) a Vicente Romero haciendo de el Maquea en Padre Coraje. Dirige Daniel Barber y escribe Gary Young, a los que no conozco de nada.

El último tramo combina la trama principal con una revuelta como las que de Francia, coches ardiendo incluidos. Hay pinceladas de crítica a la actuación de la policía, un poquito de análisis de la situación, pero sin entrar demasiado en detalles. La resolución es un poco ni fu ni fa, y la polícia inglesa no puede ser TAN torpe, pero la película no está mal.

Lo más interesante, quizás, sea la banda sonora. En vez de los pasajes orquestrales de toda la vida, usa una especie de música electrónica / ruido que acompaña muy bien tanto al caos y laviolencia que muestran muchas veces las imágenes, como el sufrimiento del personaje de Caine (a un volumen, además, bastante considerable).

Tags: , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: