Archive for June, 2010

Más razón que un santo

June 29, 2010

Del fracaso escolar al coche oficial, por Ignacio Camacho. Leído en Una raya en el agua, columna del ABC.

Gran parte de la nomenclatura dirigente de la nación carece de experiencia fuera de la política y no sabe lo que es cotizar por su cuenta a la Seguridad Social. El mismo presidente del Gobierno es un político profesional que apenas ha pasado un brevísimo tiempo como ayudante universitario. Más de la mitad de los miembros del Congreso son funcionarios en excedencia, y los que tienen un despacho, una consulta o una empresa están mal vistos bajo sospecha de conflicto de intereses. Cada vez hay más concejales, diputados provinciales o consejeros autonómicos que han transcurrido toda su vida laboral en un cargo público; en algún caso han pasado directamente del fracaso académico al coche oficial. No iba tan descaminado Boyer cuando apuntaba a la progresiva descapitalización intelectual de nuestra dirigencia; le sobró soberbia al hablar de «analfabetos» pero su diagnóstico es certero en lo que se refiere a la creciente mediocridad de una casta sumida en un preocupante proceso de endogamia.

La dictadura de los aparatos de partido ha propiciado un biotipo de político que empieza muy joven en la militancia orgánica y encuentra en ella un modo de subsistencia desclasada. La gente que gobierna y hace las leyes no sólo tiene pocos estudios, sino que ha vivido experiencias profesionales muy limitadas. No es tanto una cuestión de que se gane poco en los puestos de responsabilidad, como apuntaba el arrogante ex ministro gonzalista, sino de que la selección de cargos excluye méritos objetivos y se basa en el principio de obediencia. El procedimiento más eficaz para hacer carrera política en España consiste en no apartarse de la senda partidista; empiezas pegando carteles y si te muestras leal y disponible ante el «aparatchik» de turno pronto estarás en una lista municipal o te nombrarán asesor en nómina. Los candidatos no responden ante los electores sino ante el secretario general, y no necesitan más currículum que el de la disciplina interna. Así puede suceder que de los 350 parlamentarios que discuten la reforma laboral sólo haya ¡dos! trabajadores por cuenta ajena, a los que el escaño salva de la amenaza de un despido barato. Ese patente divorcio con la realidad explica la creciente desafección de los ciudadanos respecto a la función política, convertida en una vía para huir de los riesgos de la competitividad y el esfuerzo.

En los mejores tiempos de Roma, los senadores dejaban el arado para ponerse la toga y volvían a empuñarlo tras abandonar la magistratura; ese trayecto de ida y vuelta reforzaba los vínculos de servicio a la república. En la actualidad no hay modo de que encontrarle sentido a una representatividad ejercida por tipos incapaces de identificarse con un cuerpo social del que se han excluido para meterse en una burbuja.

Hoy, en nuestra sección “Gente que hace cosas fascinantes y las cuelga en internet”…

June 25, 2010

En 1969, el compositor y músico experimental Alvin Lucier graba I Am Sitting in a Room, una de sus obras más conocidas. El proceso es tal que así: Lucier se graba leyendo un breve texto, que luego reproduce en una habitación, grabándolo. Luego reproduce esta grabación, y así sucesivamente. Poco a poco, la frecuencia natural de la habitación empieza a ganar peso, hasta que lo único que puede oírse es un extraño pitido, casi constante.

El texto, el que se explica el proceso, es:

I am sitting in a room different from the one you are in now. I am recording the sound of my speaking voice and I am going to play it back into the room again and again until the resonant frequencies of the room reinforce themselves so that any semblance of my speech, with perhaps the exception of rhythm, is destroyed. What you will hear, then, are the natural resonant frequencies of the room articulated by speech. I regard this activity not so much as a demonstration of a physical fact, but, more as a way to smooth out any irregularities my speech might have.

Un mp3 con los quince minutos del experimento puede encontrarse aquí. Puede verse también en vídeo (no sé cuál es el original de Lucier; dada la sencillez del experimento, circulan varias versiones):

El 27 de mayo de 2009, el compositor y vídeo artista Patrick Liddell sube a Youtube el siguiente vídeo, bajo el título I Am Sitting in a Video Room:

La relación entre los dos proyectos es obvia. Aquí la distorsión del vídeo es menos natural que en el proyecto de Lucier (el mundo físico no influye), y todo se debe al procesado del vídeo (Fast Fourier Tranforms y cosas de ese palo), y no a la decadencia de copias idénticas (que es casi nula en copias digitales).

La décima iteración ya empieza a verse rara:

El quincuagésimo ya empieza a sonar como los alienígenas de películas de serie B:

En el número doscientos es ya imposible entender el sonido, pero aún se puede distinguir que la imagen es una cara:

El 27 de mayo de 2010, un año después del primero vídeo, aparece el número mil, en el que una mancha de color pastel se mueve acompañada de un chirrido infernal:

También existe un vídeo con selecciones de los 1000 vídeos, en orden, donde la decadencia es más clara:

Isis y Toy Story: bien está…

June 21, 2010

Ayer domingo me enteré de que Isis ha decidido separarse. Hace sólo dos semanas desde que los vi en directo, en una gira de la que aún les quedan un par de conciertos. Parece que ha sido amigable, que van a grabar el EP que tenían planeado, pero que han decidido que han dicho todo lo que tenían que decir, y que es mejor dejarlo antes de una decadencia penosa.

Descubrí a Isis después de que publicaran Oceanic, al que en su día no vi la gracia. Luego me encantó Panopticon, la mezcla perfecta de salvajismo y delicadeza, con una producción de libro (clara, brillante, espaciosa, cada instrumento brillando con luz propia) y unas letras que exploraban un concepto fascinante. Incluso el diseño, a cargo del líder de la banda, Aaron Turner, era una delicia.

Cuando volví a escuchar Oceanic, no comprendía cómo no me había gustado la primera vez, mientras que ahora me enamoraba. Por aquella época los vi en directo en Estocolmo, en el Debaser. Con un sonido perfecto, y variando las canciones con respecto a la versión en estudio, tocaron su último disco entero (después descubrí que es su costumbre) con una intensidad que asustaba. Mi colega Juane y yo nos mirábamos atónitos ante semejante despliegue.

Luego vino In The Abscence of Truth, y su gira aniversario, donde nos regalaron una versión de Weight para quitarse el sombrero. El último disco, Wavering Radiant, mostraba quizás ligeras muestras de cansancio, pero sigue siendo fantástico.

Entre los discos ha habido EPs, discos en directo, y remixes, cosa tradicionalmente rara (por no decir mal vista) en grupos de este palo, pero que en su caso ha dado pie a joyas como esta, a cargo de Justin Broadrick (Godflesh, Jesu):

Se les ha descrito de muchas formas: intelectuales, espirituales, innovadores, conceptuales. Han picoteado del metal, el hardcore, la eléctronica, la música ambiente, la percusión étnica, una mezcla con escasos precedentes (si acaso Neurosis). Han creado escuela, influenciando a bandas como Cult of Luna, Pelican, Red Sparowes, Mastodon.  Todo eso es verdad, pero no alcanza a explicar lo mucho que me gustan, y lo mucho que me ha jodido que se separen.

Me imagino que en el fondo esperaba tenerlos siempre ahí, sacando un nuevo disco cada par de años, siempre inspirandos, siempre geniales. Y sin embargo, estoy de acuerdo: mejor cerrar ahora, convertir la historia de la banda en una historia cerrada y especial, y evitar una decadencia penosa.

El mismo día, por la tarde, fui a ver Toy Story 3, el nuevo triunfo de Pixar, que sigue con la racha que inauguraron con… bueno, con la primera Toy Story. Es que no les sale una película mala ni queriendo, los jodíos.

Escrita por Michael Arndt, guionista de Little Miss Sunshine (película que se estrenó después de que Pixar le contratara), la película es otro ejemplo de cómo el sistema Pixar funciona: en vez de pasar por decenas de guionistas, cada uno intentando arreglar el desaguisado que el guionista anterior organizó por no tener tiempo para escribir algo mejor, Pixar prefiere contratar a un guionista, darle tiempo y recursos, y trabajar con él hasta que la historia está lista.

Y vaya que si se nota.

La única pega que logro ponerle a algunas de sus películas (Up, Wall-E) es que la calidad baja (de muy genial a genial a secas) cuando llega la acción: los villanos, las peleas, las persecuciones. No es el caso aquí. La película está LLENA de acción (es frenética a ratos), pero esta vez no sólo es acción estupenda, sino que encaja en la historia como un guante.

El otro elemento que llena la película es nostalgia, que quizás se le escape a los niños más pequeños, pero no a los adultos. Los juguetes se enfrentan a su destino: Andy ha crecido, y no los necesita. Miedo a sentirse inútiles, miedo al abandono, miedo a no estar juntos en el momento final… El tema está tratado de forma directa, honesta, sensible pero no sensiblera.

Habrá a quien la emotividad del final de la película le parezca excesiva. No creo que sea el caso. El cierre de la trilogía es lo que nos merecemos todos, tanto el público, como los creadores, como unos personajes que son ya historia del cine.

Al final del trailer puede verse una coña que me temo que va a perderse con el doblaje, y que incluye entre otras cosas a los Gipsy Kings cantando Hay un amigo en mí. Así que si pueden, ya saben, otra de las que seguro que va a ganar en versión original.

El corto de antes de la película: raro, innovador, sorprendente, fantástico. Lo de siempre, puro Pixar.

Qué asco dan.

Otro vídeo

June 19, 2010

Diane Birch, Valentino.

El vídeo:

El truco:

Nuevo vídeo de OK Go

June 18, 2010

Este parece al principio más modesto, pero pronto queda claro que es otra salvajada.

El rodaje, según parece, fueron 18 horas continuas, incluyendo una noche durmiendo al raso, más cuatro días de ensayo en Echo Park, y ocho días más grabando una panorama de Los Angeles. La gente de la zona ha comentado que el equipo de rodaje era mínimo, y que no molestaron nada.

El ganso es un espontáneo.

El vídeo es descargable, y viene con concurso añadido.

Amenábar y las Américas

June 17, 2010

Resulta que Ágora ha quedado en el puesto 45 de recaudación en el fin de semana en Estados Unidos, pero que es la primera en recaudacióin por sala, porque se ha estrenado en un asombroso total de dos.

Dos salas para todo el país. Y el país es, así a ojo, grande.

Una de ellas en mi pueblo, a diez minutos de mi casa, que ya es puntería.

Dado que mis colegas y yo apoquinamos (aproximadamente) un 0.1% de los 44.000 dólares recaudados, no sé si sentirme parte del arrollador triunfo.

Norte y sur

June 16, 2010

Sólo un ejemplo, pero qué ilustrativo:

Grande xkcd.

Cine (batiburrillo)

June 14, 2010

De nuevo muchas películas acumuladas:

Iron Man 2. Lo mismo que la primera, pero con Scarlett Johansson enfundada en cuero negro. Uno pensaría que nada puede salir mal, pero la cosa se queda un poco más cortita que la primera: algo de confusión, muchas prisas, y el personaje de la Viuda Negra se lo podían haber ahorrado (o usarlo más, para justificar a la Johansson en cuero negro). De todas formas los actores están todos fantásticos, la acción es divertida, Robert Downey Jr. ha nacido para el papel, y da gusto ver una película de acción (y específicamente de superhéroes) que no se toma tan en serio a sí misma.

Me da pena también la oportunidad desperdiciada de darle un poco de gris al asunto: ¿no podían haber hecho que el padre de Tony Stark fuera en verdad un mamón que estafó al ruso, padre del personaje de Mickey Rourke? ¿Tiene que ser intachable no sólo el héroe, sino su padre? ¿No hubiera tenido más gracia lo otro?

Holly Rollers. Basada en hechos reales, Jesse Eisenberg (el jovencito con pinta de friki que no es Michael Cera) es un judío ortodoxode familia más bien humilde, que estudia para rabino pero al que le gustaría ganar más dinero, para ayudar a su familia y mejorar su estatus social (lo de los matrimonios acordados está complicado si tu familia es pobre). Un vecino le propone trabajar como traficante de pastillas de éxtasis entre Holanda y Nueva York en los 90, y se le da tan bien que empieza a medrar en la organización. Bastante bien.

Splice. Sarah Polley, Adrian Brody y su nariz son científicos. Concretamente, se dedican a crear bichos mezclando ADN. Su primer éxito es (no estoy de coña), unos bichos que se parecen a glandes tamaño XXL. Eso evidentemente no es suficiente, así que crear un bicho medio humano, medios otras cosas. El bicho crece rápido, se transforma en una niña con pinta rara, y como no pueden pasar mucho tiempo con ella la tienen atada. Todo acaba, como era de esperar, como el Rosario de la Aurora. No queda claro si la moraleja es que los experimentos alocados acaban mal, o que si no le echas cuenta a tus niños pueden acabar metidos a cani. Pese a lo que oigan (¡gran ciencia ficción! ¡el nuevo Alien!), la película está bien, los actores estupendos, los efectos especiales dignos, pero no es para tirar cohetes.

The father of my children (Le pere de mes enfants). Película francesa sobre un productor de cine independiente (cuya empresa no va todo lo bien que debería) y su familia. Formalmente arriesgada (narrativa un poco suelta; la iluminación es natural casi todo el rato, y muchas escenas quedan muy oscuras), y también en la historia. Y ahora aviso que

VOY A REVENTAR LA PELÍCULA

Lo de matar a tu personaje principal a mitad de la película no es nuevo desde por lo menos Psicósis, pero sigue siendo jugársela.

DEJO DE REVENTAR LA PELÍCULA

A mí me gustó mucho, pero no creo que le vaya a gustar a todo el mundo, especialmente los defensores de “los experimentos con gaseosa”.

How tro train your dragon. No voy a descubrir la rueda, que ya lleva mucho tiempo estrenada: fantástica. Probablemente lo mejor que ha hecho Dreamworks. Divertida, emotiva, con escenas de acción bien hechas, con vikingos montados en dragones… ¿Se puede pedir algo más? Una delicia.

Ágora. Por fin ha llegado a mi pueblo. Un poco lo que ya había oído por ahí: muy bonita, estupenda la Weisz (y qué guapa), pero algo fría. Además, las dos historias (Hypathia y sus elipses y la guerra civil) quedan un poco desconectadas, y el montaje es sorprendemente brusco (los cortes entre algunas escenas son de juzgado de guardia). Me ha gustado, pero me esperaba más.

Como detalle: es una película con personaje principal femenino, y con personalidad y carisma, y falla el test Bechdel en la primera pregunta.

El nuevo plan de Obama

June 10, 2010

… para solucionar el vertido en el Golfo de México incluye, por fin, colaboración entre republicanos y demócratas.

Visto en The Daily Dish.

Tu peor partida de Tetris

June 7, 2010

No tan extrema como esta que nos ofrece xkcd, pero casi.

Hatetris es un juego de Tetris en la que el tipo de pieza que viene a continuación no se decide de forma aleatoria, sino con un algoritmo que elige la que peor pieza posible en cada momento. No hay gravedad, así que uno puede pensar todo lo que haga falta. No es el primer intento de hacer algo así, ni probablemente el mejor (sólo tiene en cuenta la siguiente jugada, y quizás sería mejor algo más de previsión), pero sigue siendo un reto.

El (impresionante) récord está en 30 líneas. El mío creo que anda por 9. Las partidas son deterministas, y el juego suministra un código para poder repetirlas con posterioridad.

La tentación de intentar crear un algoritmo en Matlab para buscar el óptimo es tremenda. La cantidad de tiempo que perdería con el mismo, más tremenda aún.

Para jugar, pinchar aquí.