Ronnie James Dio (II)

Black Sabbath publica su primer disco en 1969, una maravilla de blues rock bastante oscura, que no se parecía a nada que hubiera sonado antes. Le siguen Paranoid, Master of Reality, Vol. 4, Sabbath Bloody Sabbath y Sabotage, prácticamente a disco por año, con los que la banda crea un nuevo estilo, lo perfecciona, y empieza a jugar con las posibles variaciones. Pocas veces se han visto rachas tan fértiles. Creo que la cita es de Henry Rollins: En esta vida sólo puedes confiar en ti mismo y en los seis primeros disco de Black Sabbath.

Aunque con alguna joya (Back Street Kids, Dirty Woman), Technical Ectasy y Never Say Die sufren de cansancio, falta de ideas y la terrible relación entre los miembros (el batería, Bill Ward, canta una canción en cada disco, debido a sendas ausencias de Ozzy Osbourne en el estudio de grabación). La situación explota definitivamente cuando Ozzy abandona el grupo. Los tres miembros restantes deciden continuar, y fichan a Dio, que acaba de salir de Rainbow.

La jugada, a priori, era rara. Aunque Ozzy es un cantante mucho más limitado que Dio, su voz tiene mucha personalidad, y su carisma era fundamental en la banda, y no estaba claro que la voz de Dio fuera la apropiada para la música de Black Sabbath, mucho más oscura que la de sus grupos anteriores.

Las dudas se fueron a comprar tabaco cuando la banda publica Heaven and Hell, su mejor disco en cinco años, y un clásico con todas las de la ley, desde el salvaje arranque de Neon Knights. Abundan canciones bastante más rápidas de lo que era habitual en Sabbath, como Die Young, que no quedaría demasiado fuera de lugar en Rainbow:

Aunque también hay canciones mucho más pesadas, donde Tony Iommi  y su distorsión se gustan:

Tras este disco, Bill Ward es expulsado de la banda por sus problemas con el alcohol (y que te echen por borracho de Black Sabbath es señal de que tienes un problema de los gordos), y Vinnie Appice (con 21 años, y según reconoció después, casi incapaz de comprender el acentazo de Birmingham de Iommmi y Buttler) se hace cargo de la batería para el siguiente disco, The Mob Rules,  que sigue con fidelidad el esquema del anterior (alternar canciones rápidas y lentas, añadiendo en medio una canción más larga y con distintas partes), y aunque no llega al mismo nivel, sigue siendo un discazo.

El siguiente disco es el directo Live Evil, donde abundan las canciones de los dos últimos discos. La banda se gusta en las canciones más largas, como Heaven and Hell, que tras su primera mitad da paso a Sign of the Southern Cross, para volver cuando esta acaba, un estilo de partir las canciones que Dio seguiría durante el resto de su carrera:

En el disco aparecen también la versión de Dio de varios clásicos de la era Ozzy, y aunque se pase un poco de rosca en Black Sabbath, en otras encuentra logra encontrar el punto justo:

Discusiones al mezclar el disco (incluyendo acusaciones de que el cantante se colaba en el estudio por la noche para subirle el volumen a las pistas con su voz) acaban con su expulsión. Dio se lleva consigo a Appice para formar su propia banda (llamada, con mucha originalidad, Dio), mientras que Iommi y Buttler graban Born Again con Ward y Ian Gillan (sí, el de Deep Purple), lo que marca el inicio de la decadencia de Black Sabbath. Pocos han caído tan bajo desde tan alto.

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: