I’m still here

Coppola presentó Apocalipsis Now diciendo aquello de no es una película sobre Vietnam, es Vietnam. Imagino que Casey Affleck y Joaquin Phoenix han intentado hacer algo parecido: I’m still here no pretende ser una película sobre una caída a los infiernos, sino una caída a los infiernos.

A estas alturas todo el mundo sabe de qué va la cosa, gracias a la amplica cobertura en prensa (incluidos los nada ecuánimes artículos de Toni García en El País, que de tantas alabanzas empezaban a dar reparo): la película es un supuesto documental grabado durante un año, empezando con el momento en que Phoenix deja la actuación para dedicarse a cantar hip-hop, y culminando con su más completo fracaso en su nueva aventura musical.

La gracia del documental era sufrir (o disfrutar, según cada uno) de la incomodidad que produce ver a Phoenix hacer todo tipo de salvajadas, hacer el ridículo, perder amigos, hundir su carrera, joderse la vida, en definitiva. La jugada se ha revelado ya como una farsa, lo que no es ninguna sorpresa vista la fotografía y el montaje de la película, de una calidad muy improbable para, como se suponía, haberse rodado todo con una cámara, en plan colegueo. Así de que de joderse la vida, nada, Phoenix lo que ha hecho es tomarse unas vacaciones tirando a raras, mientras grababa de vez en cuando con su cuñado.

¿Pierde mucho la película tras saberse que no es un documental de verdad?

Pues un poco, francamente.

El experimento tiene su gracia, pero no la suficiente. Ya hay películas que se basan en crear incomodidad, y con argumento más entretenido. Como falso documental que usa a un personaje para sacar lo peor de la gente, Sacha Baron Cohen hace un mucho mejor trabajo. Y como muestrario de golpes, escatología y similares, en Jackass las hostias son reales.

Quizás el problema es que pensaron que iban a sacar una sesuda reflexión sobre cómo el comportamiento de la gente cambia con la fama, y como la gente reacciona con un famoso que ha perdido la cabeza, y cosas así como de sociología fina. Pero resulta que al final, oh sorpresa, la gente le trata como a un tipo que ha perdido la cabeza.

En resumen: sí, Phoenix hace muy de bien de pirado tocando fondo. Espero que haya disfrutado de su año sabático. Ahora, a ver si se pone a hacer cine.

Tags: , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: