Arizona

Tiroteo en Arizona. No es sólo que el objetivo fuera Grabielle Giffords, congresista demócrata del ala moderada, casada con un astronauta y que estaba reuniéndose con miembros de su comunidad, sino que entre las seis víctimas mortales se encuentran un juez conservador, un anciano que recibió un disparo protegiendo a su mujer, y una niña de nueve años, nacida el 11 de Septiembre (sí, ese 11 de Septiembre), que estaba allí porque había sido elegida delegada de clase y su madre pensó que era bueno que aprendiera más cosas sobre política y gobierno.

El tipo que saltó encima del tirador para quitarle el arma fue, al parecer, un becario trabajando para Giffords, gay e hispano, ambas minorías no especialmente queridas en Arizona.

Lo lees en una novela y piensas que al autor se le está yendo la pinza un montón.

La clase política no se está posicionando con demasiada vehemencia, esperando a que sepa algo más de Jared Lee Loughner, el tirador. Todo apunta a que es un pirado de campeonato, pero queda saber si, entre otras cosas, es un pirado de izquierdas o de derechas.

Menos prudencia están mostrando los comentaristas políticos, cada uno barriendo para su casa: desde la izquierda acusando a la derecha de crear un clima político propicio para estas desgracias (Giffords era parte del famoso mapa de las dianas de Sarah Palin), desde la derecha alegando que Loughner es un pirado, y que los pirados van por libre.

Entre tantas preguntas y noticias dudosas (que si no estaba solo, que si sí, que si formaba parte de tal o cual club), yo sólo tengo un par de cosas claras:

  1. Acusar a la clase política, o a los comentaristas políticos, no está muy lejos de echarle la culpa de otras matanzas a los videojuegos, los tebeos, el cine de terror o el heavy. No creo que se puedan establecer relaciones de causa y efecto de forma tan simple.
  2. Aún así, si yo hubiera hecho algo que pudiera, por levemente que sea, relacionarse con la matanza, estaría jodido. No sé si Sarah Palin y otros de la misma cuerda están durmiendo bien estas noches. Cada cual con su conciencia y su sentido de la responsabilidad.
  3. Si la matanza la hubiera provocado un musulmán, después que de un imán publicara un mapa con dianas, al imán le estaría cayendo la del tigre. No creo que tenga que caerle la del tigre a Palin, pero esta comparación debería usarse como argumento cada vez que Fox News saca a los perros de presa. Esto no debería servir para volvernos todos más locos, sino más cuerdos.

Arizona es una muestra perfecta del cambio en el clima político que se ha visto en Estados Unidos en los últimos años. John McCain, eterno liberal dentro de los republicanos, ha tenido que girar hacia la extrema derecha para mantener su silla en el Senado. La ley contra la inmigración, la más dura vista en el país, tensó las cosas aún más. A ver cómo se desarrollan las cosas ahora.

Tags: , ,

2 Responses to “Arizona”

  1. Kalitro Says:

    En vez de Imán he pensado que el mapita lo publicase algún miembro de Batasuna y me ha entrado como una risa floja. Que sí, que como mucho habrá espoleado a un señor que ya de por sí no era muy estable y habría acabado pegando tiros igualmente, pero hay que tener unas gónadas para sacar semejante cartel.

  2. Flash « El Teléfono Verde Says:

    […] Sarah Palin), desde la derecha alegando que Loughner es un pirado, y que los pirados van por libre.Seguir leyendo Arizona, por Paco López LikeBe the first to like this […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: