Libelo de sangre

La Edad Media no fueron bueno tiempos para los judíos. No fueron buenos tiempos para casi nadie, pero para ellos menos. Uno de las excusas preferidas para perseguirlos fue lo que se conoce como el libelo de sangre: acusarles de usar sangre, generalmente de niños cristianos, en sus rituales. Los cuentos incluían secuestro y tortura del niño, magia negra, esas cosas. Hoy en día la cosa se ve un poco ridícula, propia de una película de la Hammer, pero los últimos casos de acusaciones de este tipo son de este siglo, así que poca broma.

Es por tanto un término que tiene un significado muy específico, y que los judíos se toman muy en serio.

Por eso se ha montado la que se ha montado cuando Sarah Palin, en otro nuevo destello de clase y saber estar, ha usado el término en un vídeo en el que se defiende de las acusaciones de que el clima de tensión política que ha creado tiene algo que ver con la matanza en Arizona.

If you don’t like a person’s vision for the country, you’re free to debate that vision. If you don’t like their ideas, you’re free to propose better ideas. But, especially within hours of a tragedy unfolding, journalists and pundits should not manufacture a blood libel that serves only to incite the very hatred and violence they purport to condemn. That is reprehensible.

Y claro, pelotera habemus. Tengamos en cuenta que la congresista Gabrielle Giffords, objetivo del tiroteo, es judía.

El comentario, todo hay que decirlo, no es para tanto. Cosas peores salen de la boca de Palin un día sí y el otro también, y para qué hablar del resto de Fox News. Y probablemente si viniera de otra persona la cosa apenas hubiera sido noticia. Pero en un momento en que la clase política estadounidense está intentando calmar los ánimos, cuando todo el mundo muestra prudencia y contención, Palin, que debería estar escondida debajo de una piedra, se descuelga cual numantina con la última cagada, pequeña, sí, pero que no hace sino sumar con las anteriores.

Lo que sí estoy convencido es que ni pretendía ofender, ni hacer un velado ataque a los judíos, ni provocar. La solución es mucho más simple: la mujer no da para más. Ha escuchado la frase alguna vez, pero ni sabe de dónde viene, ni lo que significa, ni nada de nada, lo cual no le hace dudar a la hora de usarla en un vídeo en el que tendría que haber tenido un cuidado exquisito.

Lo que tiene mérito es que, por un motivo u otro, siempre que abre la boca la acabe liando.

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: