Sacrificios

Primero de Mayo, el más simbólico en años. En España el día viene dominado, como todo últimamente, por las protestas contra los recortes del Gobierno, los aplicados y los por aplicar: ya estamos avisados de que quedan cuatro años de reformas semanales. Para una vez que Rajoy explica algo, y es para darnos un disgusto. En Francia se han aplicado aquello de las barbas del vecino, y los sindicatos han salido a la calle a avisarle al futuro presidente (muy probablemente François Hollande) que se modere con las tijeras. El socialista ya se ha aplicado el cuento; falta ver ahora qué opina Merkel.

El Día de los Trabajadores tiene su origen en 1886, cuando la Federación de Sindicatos de Estados Unidos y Canadá convoca protestas para exigir la jornada de ocho horas. Aunque la huelga comienza el 1 de mayo, los hechos clave tienen lugar el día 4, en la llamada Masacre del Haymarket de Chicago, que acaba con siete policías y al menos cuatro manifestantes muertos. A día de hoy aún no se sabe quién lanzó la bomba que inició los disturbios, aunque hay quien apunta a la agencia de detectives Pinkerton, que en 1892 serían contratados por Henry Clay Flick para acabar con la huelga en la siderurgía de Homestead (Pennsylvania) de la Cargenie Steel Company, lo que acabó como el rosario de la aurora. La histeria antianarquista que se vio en Chicago en los años siguientes no debió de ser muy diferente a lo que describe Aleksander Hemon en su novela The Lazarus Project.

Masacre en el Haymarket

Grabado de 1886 describiendo la revuelta del Haymarket con, al parecer, discutible realismo.

La Segunda Internacional Socialista decide en 1889 convocar una manifestación en el aniversario de las protestas de Chicago; en 1891 se decide convertirlo en un evento anual. Con el tiempo, y no sin dificultades, como los disturbios de 1894 en Cleveland, el Primero de Mayo se establece como el Día Internacional de los Trabajadores en casi todo el mundo (en Estados Unidos, en cambio, Labour Day se celebra en Septiembre). No hay señal más clara de esta aceptación que el hecho de que en 1955 la Iglesia Católica decida subirse al carro y dedicar el día a San José Obrero, Patrón de los artesanos, los trabajadores y, no es broma, los que luchan contra el comunismo. El que no corre vuela.

La elección del Primero de Mayo para las primeras manifestaciones no es casual, sino que aprovecha el May Day del mundo anglosajón, los Mayos en España, una celebración pagana, relacionada con el Beltane celta o el Walpurgis germano, celebrando la llegada del buen tiempo y que en muchos sitios culminan con bailes en una vara de mayo. Igual que la Iglesia reconvirtió las celebraciones paganas del mes de mayo en culto a la Virgen María, los movimientos obreros se aprovecharon del May Day para crear el Día del Trabajador. La cosa no deja de tener su simbolismo: las ofrendas en especie en espera de una buena cosecha fueron substituidas por la ofrenda del salario perdido en la huelga en espera de unas mejores condiciones laborales.

Aunque nadie lo diría mirando la foto, se supone que los niños están divirtiéndose.

El May Day ocupa un lugar central en la película de culto The Wicker Man, que procedo a destripar alegremente. El sargento de policía Neil Howie (Edward Woodward) llega a la isla de Summerisle alertado por la presunta desaparición de una niña. Howie, devoto cristiano, descubre que los habitantes de la isla son paganos, liderados por Lord Summerisle (Christopher Lee), y sospecha que la niña ha desaparecido para ser parte de un sacrificio humano con el objetivo de apaciguar a sus dioses tras una mala cosecha. Howie se infiltra en la celebración e intenta salvar a la niña, para finalmente descubrir que todo es una trampa y que él es el sacrificio humano. La película acaba con la muerte de Howie dentro de un hombre de mimbre (wicker man) en llamas.

La película es fantástica, y aunque tuvo una acogida modesta en su estreno en 1973, hoy está considerada una obra de culto (en cambio el remake de 2006, con Nicolas Cage, ha sido unánimamente descrito como un espanto). Ha sido una influencia para varias bandas de música, desde Iron Maiden a bandas más interesadas en lo pastoral y pagano, como Agalloch, que en su EP The White incluyen cuatro canciones con fragmentos de la película, como este “we carry death out of the village” entonado por una procesión de niños cargando un muñeco amortajado:

No es raro que a las grandes historias de terror se les busquen simbologías de lo más variado, desde los vampiros como alegoría del sexo a los zombis vistos como una representación del miedo a las oleadas de inmigrantes pobres. Aunque es probable que muchas fueran intencionadas, está claro que el género se presta a este tipo de juegos. The Wicker Man no iba a ser menos, incluso en días dominados, ya hemos dicho, por los recortes.

La película explica como el abuelo de Lord Summerisle introdujo el paganismo en la isla como parte de un plan que incluía también nuevas semillas capaces de producir mucho más; el personaje de Christropher Lee se limita a seguir la obra de su antepasado. En la maravillosa escena final, justo antes de ser sacrificado, el sargento Howie intenta convencer a la gente del pueblo de que la cosecha ha fallado porque las nuevas semillas son muy agresivas y la isla no está preparada para ellas, y que matarle no servirá de nada, que la cosecha volverá a fallar, y que entonces la única solución que les quedará será sacrificar al propio Summerisle, que intentando apaciguar las posibles dudas del pueblo repite con contundencia “sé que no fallarán”. La diferencia con nuestra situación es que casi nadie espera ya a estas alturas que los que nos vendieron las semillas y ahora nos venden los sacrificios vayan a pagar ni por lo uno ni por lo otro.

Nuestro muñeco está relleno de estado de bienestar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: