Pew – Trabajadores y corruptos

El Pew Research Center, un think tank americano, tiene en marcha desde 2001 su Global Attitudes Project, dedicado a realizar encuestas a nivel internacional. Ofrecen los datos obtenidos en las encuestas a palo seco, pero también publican artículos con los resultados, incluyendo tablas y gráficas que son bastante más agradables de leer que un chorro de números.

Hace unos días han publicado uno de esos informes, en este caso con información sobre cómo los países europeos se ven a sí mismos, a los demás, y a la Unión Europea. Es larguísimo, minucioso y no tiene desperdicio, pese a que los titulares sean los esperados.

Sorpresa: la gente, en general, no está contenta, sino más bien lo contrario.

Otra sorpresa: Grecia y Alemania están, básicamente, en polos opuestos para casi todo.

Como muestra, un botón: ¿cómo nos vemos unos a otros?

Tras el brote de alegría nacionalista al ver que nadie nos considera los más flojos (damos desde aquí las gracias a Grecia por llevarse el premio), destacan varias cosas:

  • Todo el mundo considera que los alemanes son los más trabajadores, menos los griegos, que creen que son ellos.
  • Ningún país se considera el menos trabajador. Grecia gana por goleada, seguida de Italia y Rumanía.
  • Todos los países en situación económica precaria (por decirle algo) se consideran a sí mismos los más corruptos.
  • Unanimidad absoluta en que los alemanes son los menos corruptos.

¿Quién tiene razón? Pues no está claro.

Partamos del consenso: quitando los países relativamente pequeños (Suecia u Holanda, por ejemplo), el país europeo menos corrupto es, efectivamente, Alemania, en el puesto 14 a nivel mundial con una puntuación de 8.0, al menos según el Índice de Percepción de Corrupción de Transparency International. Por el otro lado, España está en el puesto 31 con 6.2 puntos, Polonia en el 41, República Checa en el 57, Italia en el 69 y Grecia en el 80, con una puntuación de 3.4, un suspenso claro.

Así que gana Grecia, que acertó en los dos.

¿Y los más trabajadores? Aquí el problema es definir más trabajador. Si miramos las horas de trabajo, según la BBC resulta que vuelven a ganar los griegos:

Primera advertencia: la fuente es la Organisation for Economic Co-operation and Development (OECD), que incluye a 34 países, todos ellos relativamente desarrollados. Países fundamentales para la economía global, como India o China, están fuera.

Lo segundo y más importante es que trabajar más horas no significa trabajar más ni, sobre todo, mejor. Volvemos a la cantinela de la productividad. ¿Cómo se mide? Una manera estándar es con el PIB por hora trabajada en el país, es decir, la media de cuánta riqueza produce una de hora de trabajo. Quitando de nuevo a países relativamente pequeños como Luxemburgo o Bélgica, tenemos a Francia en el sexto puesto y a Alemania en el octavo, mientras que España, Italia, Grecia y Rumanía ocupan los puestos 17, 20, 24 y 38. Hay que tener en cuenta que los números son de 2009; puede ser que a día de hoy las diferencias sean aún mayores.

Una amiga, americana viviendo en Europa, me decía que no entendía cómo la gente prefiere pensar que su país está en crisis por culpa de la corrupción, y no porque la gente no trabaja lo suficiente. La respuesta es sencilla: si el país está en la ruina porque somos flojos, nos lo merecemos; si estamos en la ruina por la corrupción de los de arriba (políticos, banqueros y demás gente de mal vivir), mientras que los demás trabajamos mucho, entonces no nos lo merecemos.

Mi amiga, que es muchas cosas pero no tonta, me dijo que eso ya lo entendía, que lo que no entendía es cómo la gente puede pensar que un país puede ser corrupto sólo por arriba, como si fuera un cuento de hadas donde el malvado rey tiene unos súbditos que son todos muy sufridos y más buenos que el pan. Ahí ya no supe que decirle.

12 Responses to “Pew – Trabajadores y corruptos”

  1. giansnozzi Says:

    Soy suizo pero vivo en España desde hace más de cinco años. Me parece interesante el artículo. Es revelador ver que España no está tan mal en ninguna de las estadísticas, ni si quiera en la productividad.
    Cuando hablo con españoles/as sobre la situación actual, siempre intento señalar que España tiene muchos puntos a favor: infraestructuras modernas, educación buena, una administración que funciona bien, una sanidad excepcional, etc. Pero lo que pasa a menudo es que los/as españoles/as se fijan sólo en lo negativo y sobre todo, encuentran la causa en lo que no va bien o en el exterior (Alemania, Merkel, la UE, el Euro) o en la clase política corrupta. Dos cosas que no se pueden cambiar o sólo difícilmente y de manera paulatina. Como resultado percibo una actitud resignada en los/as españoles/as. Pasan de todo. (Es como antes en el fútbol, cuando España no ganaba nada y la culpa siempre era del arbitro, no del propio equipo. En la vida he visto que los alemanes den la culpa al arbitro cuando pierden. Como mucho dicen: el arbitro no ha estado bien, pero deberíamos haber ganado igual.)
    Seguro que no es la solución para la crisis, pero espero que los/as españoles/as tengan más confianza en si, que se concentren más en las cosas que funcionan bien, que cambien lo que se puede cambiar y que no busquen la causa del mal a un nivel superior que es intocable. También espero que luchen por las cosas para las que deberían luchar.

  2. EFE Says:

    ¡Maldición, somos tan poco importantes que ya ni Francia nos incluye entre las categorías malas!

  3. FLJ Says:

    Gian: Ni estábamos tan bien como se suponía que estábamos, ni estamos tan mal como se supone que estamos. Ahora bien, explicarle eso a, un poner, la prima de riesgo, es más complicado.

    Efe: Nunca hemos tenido mucha fama de corruptos (somos más de crimen desorganizado, y claro, contra Italia no puedes competir), pero se ve que ya no servimos ni para ideal platónico de la flojera.

  4. Paz Says:

    Acabo de descubrir tu blog gracias a la mención que Antonio Muñoz Molina ha hecho desde el suyo. Todo un hallazgo🙂

  5. giansnozzi Says:

    La prima de riesgo es un buen ejemplo me parece. Enciendo la tele a cualquier hora del día y veo o una de tres cosas:
    1) Fútbol.
    2) Anuncios.
    3) Alguien hablando de la prima de riesgo.
    Parece ser que la prima de riesgo es ahora el barómetro único para medir medidas políticas. Un ejemplo típico de enfocar la atención en un aspecto sobre el cual no se tiene influencia, el cual ni si quiera es racional.
    Para hacer el ejemplo un poco más concreto:
    1. El gobierno toma la medida X (antes el PSOE, ahora el PP, me da lo mismo). 2. Una hora más tarde sale una chica guapa en el telediario afirmando que la medida X no ha tenido efecto ninguno sobre la prima de riesgo. Al contrario, ha subido.
    Resultado: verdad establecida: Las medidas no tienen efecto. Todo es una m****a. No se puede hacer nada.
    PERO: En este proceso no se ha comprobado nunca que la medida X y la prima de riesgo realmente están relacionadas. Pare eso haría falta un análisis estadístico/económico, seguramente a medio/largo plazo.
    De esta misma manera se crea un discurso que ya está establecido en la mente de los/as españoles. Un discurso que a menudo se basa en ideas/conclusiones falsas. Hay que cambiar este discurso.
    Eso es lo que quería decir.
    No digo que España no esté mal. Está mal. Acabo de encontrarme con un amigo que le han despedido esta misma mañana. Una persona bien formada. Sólo ve solución en la emigración.
    Pero digo que hay que cambiar de actitud para salir de esto. En muchos aspectos. Una cosa que no entiendo tampoco es la fijación en Alemania. España tiene muchos valores que son dignos de ser defendidos. Lo que digo yo es que hay que fijarse en las fortalezas propias también y no sólo en las debilidades para seguir hacia delante. Sin embargo, lo que parece que se está haciendo es destruir las fortalezas propias, aumentando las debilidades.

  6. Juan Carlos Mingueza Boillos Says:

    Buenas tardes: Gracias a Antonio Muñoz Molina he conocido su blog. Me parece muy interesante.
    Respecto a la crisis y lo que somos, creo que ni antes estábamos tan bien como decían ni ahora tan mal.

    ¿De verdad estamos peor que en 1977, 1980 ó 1981? En esos años una Letra del Tesoro a un año se pagaba al 15%, las hipotecas llegaron a estar al 17%.

    Un saludo a todos, aquí está un nuevo lector

  7. EFE Says:

    FLJ (me descojono), hombre, yo quiero pensar que si hubiera habido la clásica pregunta de “¿quiénes están siempre de fiesta?” todos dirían que nosotros porque, si no, ¿qué nos queda…?

    El quijotismo lo quemamos hace siglos y la picaresca nos la han robado los especuladores. No podemos sostener una identidad nacional únicamente con Nadal y la tortilla de patatas, ¡no podemos! Más aún cuando hay esa clara división entre los sin-cebolla y los con-cebolla.

    Este país está condenado a la desintegración y la culpa la tiene, de nuevo, Francia. Esto con Miterrand no pasaba, la verdad.

    Ni con Felipe II, ese gran estadista.

  8. FLJ Says:

    Gian: No creo que con la prima de riesgo haya un discurso especialmente falso. Léase:
    1.- Existe una cosa que es la prima de riesgo.
    2.- Si es alta, el país va fatal.
    3.- Parece que da igual lo que hagamos, ella va a su bola, lo cual es para enfadarse.
    Otra cosa es que eso nos lleve a victimismos, pero creo que hacemos bien en estar con la mosca detrás de la oreja con la susodicha prima.

    Juan Carlos Mingueza Boillos: Ahora resulta que no estamos mal, estamos peor. De hecho, estamos peor que antes del rescate: te prestan dinero y resulta que es malo. Una risa. Veremos en qué acaba la cosa.

    Efe (menos descojone): Berlusconi ha hecho mucho por la imagen de Italia como país fiestero, no sé yo si nos han adelantado a estas alturas. El rey hace lo que puede, pero ni Zapatero ni Rajoy están por la labor…

  9. giansnozzi Says:

    1.- Estoy de acuerdo: existe una cosa que es la prima de riesgo.
    2.- “Si es alta, el país va fatal.” Diría más bien “si es alta, es malo para la economía del país”.
    3.- Correcto. Eso es lo que estoy diciendo. Hay una fijación en algo que es iracional. Sería mejor enfocar la atención en otros aspectos, sin olvidar la prima de riesgo, claro.
    En este blog he leído lo siguiente: “Habrá a quién le parezca frívolo preocuparse por los deportes hoy día, pero tampoco es tan raro: por mucho mito que exista al respecto, cualquiera puede entender cómo funciona lo del fuera de juego.”
    Quizás con la prima de riesgo sea algo similar: es un número que sube (mal) y baja (bien). Todo el mundo cree que lo entiende. Y para seguir con la analogía: La prima de riesgo es importante para la economía, como el fuera de juego es importante para el fútbol. Pero también hay otras cosas importantes, como hacer goles, por ejemplo.

  10. FLJ Says:

    Es que creo que el problema es que la prima de riesgo es algo que debería ser racional y no lo es.

    Por seguir con la analogía: cada vez que intentamos marcar, nos pitan fuera de juego. Da igual que el delantero esté por detrás de la defensa o por delante: fuera de juego.

    Pues hombre, así de primeras, sí, uno se obsesiona, no nos vamos a engañar.

    Con el paso del tiempo empezaremos a intentar marcar sin pasar, a base de regates. O desde tiro directo desde el centro del campo, si hace falta. Pero así de primeras, cuando descubres que el árbitro está, no digo ya comprado, pero al menos no especialmente predispuesto, pues uno se mosquea.

    Yo ahí creo que Rajoy pecó de inocencia (que ya le vale) cuando pensó que en cuanto estuviera de presidente se iban a calmar, al menos un poco, las cosas, por la tranquilidad esa, cuando el resto estábamos ya bastante convencidos de que nos estaban tomando el pelo.

    Espero, ahí tiene usted razón, que dentro de poco empecemos a intentar marcar goles, pese a la problemática del árbitro.

    Ahora, así de primeras, yo comprendo que estemos un pelín obsesionados.

  11. giansnozzi Says:

    De acuerdo.

    ¿Pero qué pasa después del partido? Seguro que las quejas sobre el arbitro son justificadas. Sin embargo, al centrar la atención en el arbitro, puede que se olvide que también hacen falta cambios en la táctica, en la alineación, etc.

    Con otras palabras: me pregunto si realmente se están buscando respuestas a las preguntas correctas. ¿Cómo bajar la prima de riesgo? parece ser la pregunta más importante ahora mismo. ¿Es esa realmente la pregunta que deberíamos hacernos?

    Pero todo eso es una impresión completamente subjetiva y seguramente equivocada ya que no soy especialista en temas económicos ni políticos😉

  12. Intereses « como el agua en el agua Says:

    […] son corruptos, viven por encima de sus posibilidades y son poco productivos, pero que también trabajan muchas horas y tienen menos gastos sociales que otros países europeos. En resumen, que las circunstancias de […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: