París (II)

En el RER-B, una especie de tren de cercanías, volviendo a casa del trabajo.

Un grupo de chavales se sube al tren cual invasión de hunos. Tienen, así a ojo, unos veinte años. Se dividen en dos grupos, uno en cada extremo del vagón, y se ponen a cantar canciones sobre temas tan inmortales como el queso, o agradecimientos al conductor por arrancar tras una parada larga. Primero canta un grupo, luego el otro le responde, luego siguen los dos juntos.

El viaje dura una media hora. Son, pasada la novedad, un coñazo.

2 Responses to “París (II)”

  1. Lenteja Says:

    Si pudiéramos bloquear los oídos del todo como hacemos al cerrar los ojos, ¿verdad? No creas que no pienso en esto algunas veces a lo largo del día.

    Por cierto, hablando de París la otra vez, recordé que precisamente los dos últimos libros de franceses ambientados en la ciudad que he leído, el nuevo de Houellebecq, y Un Hombre que duerme de Perec, me pareció curioso que uno habla de alquileres y el otro de un apartamento realmente pequeño (y sus ruidos), que era lo que comentaste.

  2. FLJ Says:

    El de Perec no tengo el gusto. Los personajes de “El mapa y el territorio” tienen unas circunstancias inmobiliarias bastante más afortunadas que el parisino medio (es lo que tiene ser rico).

    Pero sí, lo de buscar alojamiento es el principal incoveniente de la ciudad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: