Los Oscars

Tras ver The Blind Side el otro día, este año puedo decir que he visto todas las nominadas al Oscar a la mejor película (que siendo diez tampoco era tan fácil), y por tanto puedo rajar en propiedad, escandalizado ante la falta de criterio de la Academia y bla bla bla. Lo de siempre, vamos.

Me ratifico en mi primera opinión, mis dos favoritas para mejor película siguen siendo Up e Inglorious Basterds. Tenían la desventaja de ser una película de animación (y ahora que les han puesto su propio premio, van a estar erradicadas para siempre en la mesa de los niños, sin poder competir de verdad con las otras) y una salvajada al más puro estilo Tarantino, pero son de lejos las que mejor cine han ofrecido (más Inglorius que Up, más los primeros veinte minutos de Up que Inglorious; si hubiera un Oscar al mejor primer acto de una película, Pixar arrasaría).

Puesto en la tesitura de elegir entre las dos favoritas reales, Avatar y The Hurt Locker, me alegro de que ganara la segunda, por más que no me fascinara. Es una película que quería que me gustara, pero con la que no logré conectar. Me daban igual los personajes, no logré tener la más mínima empatía con ninguno, y en una película sobre especialistas en desactivar explosivos, el que no te importe si explotan o no le resta bastante a la experiencia.

Avatar está muy bien para lo que es, y por un lado me gusta que una película de aventuras, género poco serio (seriedad mal entendida, me refiero) y por tanto poco oscarizable, llegue tan lejos, pero tampoco vamos a volvernos locos.

Muy de acuerdo con todos los premios a actores, especialmente ellos. Lo de Christoph Waltz roza lo sobrenatural, y la actuación de  Jeff Bridges salvó a Crazy Heart (que como película está bastante bien) de estrenarse directamente en DVD. Sandra Bullock está muy bien en The Blind Side, por más que la película alterne entre ser una película optimista bien hecha e insultar la inteligencia del espectador. Mo’Nique es lo mejor de Precious, que aunque más honrada the The Blind Side, tampoco da para mucho más.

Por eso me extraña tanto el Oscar a mejor guion adaptado, estando Up in the air o An education, mucho mejores. Lo mismo con guion original, pero se ve que era el año de The Hurt Locker.

No he podido ver El secreto de sus ojos, así que no opino. Parece que con el premio la van a reestrenar en más cines de por aquí en un par de semanas, a ver si esta vez no se me escapa.

Y el corto animado ganador, Logorama, es una filigrana.

Para mí la gran olvidada ha sido Where the wild things are, quizás por el hecho de ser una película infantil (sin serlo en realidad), que nunca ayuda en estas cosas. Creo que se merecía una nominación a mejor película, a mejor guion adaptado (desde luego, más que la ganadora), a canción (que puede gustar o no como canción en sí, pero que es perfecta para la película), y que debería haberse llevado de calle los Oscars a vestuario, dirección artística y muy especialmente montaje, que es espectacular. Pero nada, ni una triste nominación, por más que me parezca de lo mejor del año. Al menos le queda a uno la satisfacción de coincidir en criterio con Nacho Vigalondo.

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: